La Universidad de Málaga continúa en su empeño de colaborar en lo posible desde todos sus centros y servicios para frenar el avance del COVID-19. Junto a la puesta a disposición de material clínico, infraestructura y personal al Ministerio de Sanidad, ahora son los propios investigadores quienes, junto con otras instituciones e iniciativas de colaboración, trabajan en diversas soluciones de producción de materiales para aliviar las necesidades surgidas ante la pandemia.

De una parte, la Universidad ha trasladado a las autoridades sanitarias, estales y autonómicas, la disponibilidad en la institución de cerca de una veintena de impresoras 3D, que pueden ayudar a la producción rápida de materiales necesarios para la lucha contra el coronavirus.

Estos dispositivos, de distintas características, proceden del trabajo habitual de centros y equipos de investigación de la UMA. En concreto las impresoras disponibles se encuentran en los Servicios Centrales de Apoyo a la Investigación (SCAI), en la Escuela de Ingenierías Industriales, la Escuela Técnica Superior de Informática, la Escuela Técnica Superior de Arquitectura, así como en diferentes departamentos y laboratorios de la institución malagueña, como el Edificio de Institutos Universitarios de Investigación que la UMA tiene en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here