En respuesta a las noticias que se están vertiendo en algunos medios de comunicación en relación al proyecto de RENOVACIÓN TECNOLÓGICA EN RADIOTERAPIA  en Andalucía en el marco del convenio con la Fundación Amancio Ortega, desde la Sociedad Andaluza de Cancerología, a petición de los asociados implicados en la noticia y tras contactar con el coordinador del Plan Andaluz de Radioterapia del Servicio Andaluz de Salud, creemos necesario aclarar algunos aspectos importantes ya que afectan al prestigio profesional y honorabilidad de muchos profesionales involucrados en el proyecto y a las expectativas y preocupaciones de los pacientes que están sufriendo procesos oncológicos.

  • La donación de la Fundación Amancio Ortega ha permitido adquirir mediante concurso público 17 aceleradores lineales, 4 tomoterapias, 2 sistemas de simulación de radioterapia, una red informática de verificación y administración de tratamientos, un sistema de planificación centralizado, y un equipo de radioterapia intraoperatoria.
  • No es posible hacer una sustitución simultánea de todos estos equipos a la vez puesto que los pacientes deben seguir siendo atendidos diariamente. Por este motivo se ha desarrollado un cronograma de implantación a lo largo de 4 años (2017-2020) que coordina las necesidades de cada centro con el mejor momento de instalación y reposición.
  • Ningún equipo “se ha extraviado”. Todos los equipos se han implantado en el plazo previsto excepto los correspondientes a Cádiz y el segundo acelerador de Córdoba. El primero debido a la complejidad de la obra que se debe ejecutar sin interrumpir tratamientos en el servicio de radioterapia, y el segundo porque se ha decidido construir un búnker adicional de tal forma que el acelerador no será para reposición sino como ampliación.
  • El resto de equipos han sido instalados y puestos en uso según el cronograma previsto y los que faltan lo harán a lo largo de 2019 y 2020, tal y como estaba previsto.

(Datos cedidos por el coordinador del Plan andaluz de Radioterapia)

La Fundación Amancio Ortega realiza un seguimiento exquisito de sus donaciones y entendemos que es una falta de respeto, y falta de rigor profesional, cuestionar la correcta ejecución de un proyecto, que hasta la fecha está siendo impecable, sin confirmar y contrastar con la propia Fundación. 

En resumen, a la luz de los datos expuestos, la presunta “perdida” de aceleradores lineales es una falsedad que afecta a la credibilidad de los profesionales  que trabajan en el proyecto de RENOVACIÓN TECNOLÓGICA EN RADIOTERAPIA los cuales piden que no se ofrezcan más falsas informaciones que ponen en cuestión su trabajo y profesionalidad y que, de igual manera, generan inquietud y desasosiego en los pacientes oncológicos que ven con inquietud que se difunden informaciones realmente alarmantes, sabiendo que hasta un 60% de ellos van a recibir radioterapia, tratamiento que en la mayoría de los casos influirá decisivamente en la curación de su enfermedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here