Por Julio Herrera. Director de Portadahispana.com

Si algo de positivo y de bueno nos puede dejar esta pandemia global esos son los ejemplos de amor, unión, solidaridad y humanidad  que alrededor del mundo se presentan a diario de parte de personas que luchan contra esta enfermedad, y que suman sus fuerzas, su fe y su energía a la de sus familiares, amigos, compatriotas y a través del Cielo y Dios a todo el planeta para pedir por la salud y la pronta recuperación de alguien, un amigo, un conocido, una familiar, un colega, alguien, cualquiera, un ser humano, que podría ser cualquiera de nosotros, usted, yo, alguien cercano, alguien que amamos. En el fondo de nuestros corazones esta pandemia ha servido para reconocer que existen cosas buenas y positivas en nosotros, y que en estos momentos afloran para unirnos con una finalidad de hacer calor humano, hacer solidaridad, hacer fuerza por todos aquellos que están luchando contra esta enfermedad.

Este un caso real, una historia de vida que tiene lugar en Pujato, un pueblo de Argentina ubicado muy cerca de la ciudad de Rosario. En las redes sociales, Ian Parente, joven de 22 años, se enteró que Carlos Sanmarti, el médico pediatra que le salvó la vida cuando era apenas un bebé recién nacido, se encuentra muy grave en la unidad de cuidados intensivos de Pujato luchando contra el covid. «Hola, Dios los bendiga grandemente, oramos y creemos en que Dios va a poner su mano de poder sobre su vida y va a salir adelante en el nombre poderoso de Jesús. Carlos, cuando yo era bebé, hace 22 años me salvó la vida, se dio cuenta de que tenía meningitis y gracias a su rápido diagnóstico hoy estoy acá”, posteó en las redes sociales Ian Parente. Ese es el inicio de esta hermosa historia que demuestra cómo las personas podemos unirnos alrededor de una cadena de humanidad y trasmitir vibraciones positivas en beneficio de la salud de un ser amado, que como todos tiene una vida, un hogar, una familia, amigos.

La cadena de solidaridad por la salud del doctor Carlos Sanmarti se inició en su pueblo argentino de Pujato y ya se ha extendido por todo el país, sobrepasado las fronteras y ha llegado a otros países del continente, a México, a Perú, y está llegando más lejos todavía a través de los medios y las redes sociales y ya alcanza a Europa, a España…

El doctor Carlos tiene dos hijas, Paula y Romina, quienes vienen recibiendo interminables muestras de aliento y cariño que luego son trasmitidas a su papá. En una entrevista concedida a un medio local, Paula señaló que “se ha generado todo un movimiento en redes, una movida muy grande, a partir de un posteo en redes sociales, pidiendo por su recuperación y por su salud”.

“El doctor Carlos Sanmarti está mejorando se encuentra en terapia, tenemos la fe, la fuerza y la esperanza de que se va a recuperar, es un día a día, tenemos mucha fe”, dijo Paula.

“Las redes sociales utilizadas de manera adecuada son fantásticas, hoy lo estoy evidenciando en carne propia. Es necesario dar amor, dar energía, esto pasa por la fe de cada uno, es una oración, cada uno será una fe, será una energía, todo es bienvenido, por eso hemos convocado a todos por Facebook, a toda la familia, a todo el pueblo de Pujato, necesitamos que venga todo el amor desde ahí, desde sus amigos de la infancia, del colegio, no sólo es un pedido al Cielo, a Dios, sino también en las redes sociales”, contó Paula.

Desde aquí nosotros también hacemos fuerza y vibraciones de amor y fe por la salud del doctor Carlos Sanmarti y a través de él para todas las personas que luchan con la enfermedad y especialmente para todos los médicos que en cumplimiento con su deber  exponen su vida por la vida de otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here