El proyecto ‘Eco-IoT’ de la UMA utiliza la inteligencia artificial para aumentar su capacidad de almacenamiento y espaciar el tiempo de recogida de los desperdicios.

El grupo de I+D+i NEO de la Universidad de Málaga participa el proyecto ‘Eco-Iot’, que trabaja para el desarrollo de contenedores inteligente capaces de reducir y reutilizar los residuos plásticos que se generan en los hoteles.

Para ello, se ha diseñado y fabricado un prototipo de contenedor sensorizado que prensa los residuos plásticos para ganar capacidad de almacenamiento y, así, espaciar en el tiempo las recogidas. “Sin duda, esto supone una disminución de la polución generada – menos camiones y viajes necesarios-, además de un ahorro en el transporte y almacenaje de residuos”, explica el catedrático Enrique Alba, investigador principal de NEO.

Este contenedor envía a la nube datos de forma periódica que son procesados por el software inteligente desarrollado por el grupo de la UMA, el cual, usando diferentes técnicas de IA, como aprendizaje profundo (deep learning) y optimización compleja con algoritmos inspirados en la naturaleza, predice la generación de residuos de los próximos días y semanas, planificando la recogida de manera más eficiente.

Actualmente, varios tipos de estos contenedores ya están en proceso de fabricación y en los próximos meses se desplegarán en hoteles de la Comunidad Valenciana.

‘Eco-IoT’ es un proyecto basado en principios de economía circular. Un nuevo modelo económico-productivo que trata de redefinir la forma en la que se llevan a cabo ciertos procesos en la producción de bienes y servicios para reducir el desperdicio de materias primas y la cantidad de residuos generados. La idea es tomar esos residuos y elaborar con ellos productos que les darán una segunda vida, con alta calidad y útiles para la industria del país, en busca de minimizar el impacto de la actividad económica en el planeta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here