Tras llenar en casi todas las funciones de la temporada el Teatro Bellas Artes de Madrid, Lola Herrera continúa con la exitosa gira de Cinco horas con Mario, un texto de Miguel Delibes que le acompaña desde 1979 y que se verá este fin de semana en dos funciones en el Teatro Cervantes para las que ya no hay entradas.

La obra, un monólogo teatral basado en una de las novelas más importantes de nuestra narrativa contemporánea, fue llevada a la escena por primera vez el 26 de noviembre de 1979 en el Teatro Marquina de Madrid.

La actriz vallisoletana estrenó con 44 años este personaje al que va sustancialmente ligada su vida, más allá del ámbito profesional, y lo interpretó durante 10 años convirtiéndolo en uno de los mayores éxitos de la historia del teatro español. En 2001, volvió a encarnarlo con 66 años, con igual o mayor éxito y, en 2018, con 82, lo devuelve a las tablas. Cumplidos los 83 regresa a Málaga en su última gira como Carmen Sotillo, en una puesta en escena firmada por Josefina Molina y  producida por Sabre Producciones y Pentación Espectáculos, con José Sámano y Jesús Cimarro al frente, respectivamente.