Se trata de unas ayudas que solo pueden tener como destino uso social, ya que son fondos concebidos con este único objetivo. En el caso de Fuengirola, Bravo ha explicado que “esta cuantía se sumará a las partidas previstas por el equipo de gobierno que se están destinando a gasto social en estos momentos”.

Al respecto, cabe destacar que, desde que comenzase la crisis del COVID-19 y hasta la fecha, el Ayuntamiento ha triplicado la cantidad destinada a ayudas sociales, con respecto a las cantidades habituales que se venían dando hasta la fecha. “Con ese esfuerzo económico se ha logrado atender a más de 530 familias que actualmente están en situación de emergencia social, y, con esta nueva inyección, reforzaremos más aún el servicio de Bienestar Social y Familias”, ha adelantado la edil, quien ha insistido en que “la prioridad actual de este equipo de gobierno es no dejar a nadie desatendido y estar del lado de quienes más lo necesitan”.