Por Armando García

Editor y Fundador de Nuestra América Magazine.

El exvicepresidente Joe Biden limpió esta semana en varios estados donde se realizaron elecciones primarias, aun a pesar de que el país está en medio del caos por el Coronavirus, donde padres de familia trabajadores no tienen manera de figurar de donde vendrá el siguiente cheque de pago si ya fueron cesados de su trabajo por los cierres a negocios y oficinas a lo largo de los 50 estados.

Pero a medida que el Partido Demócrata se acerca a su convención en Milwaukee, Biden ya prácticamente se le ve como el candidato nominado para enfrentar a Donald Trump en los comicios de noviembre, si es que estos se realizan, debido a la pandemia que azota al mundo entero.


Crédito de foto ElectionCentral2020

Al momento de escribir esta nota, el presidente Trump invocó la Ley de Producción de Defensa en respuesta al Coronavirus. Además de tomar medidas que generen la economía del país para evitar estancamientos y despidos masivos o evicciones de inmuebles o falta de recursos para el sustento y la alimentación.

Una situación que Biden y Sanders deben contemplar durante sus discursos proselitistas, sobre cómo podrían mejorar tal decisión del ejecutivo actual, si algunos de ellos fuera en este momento presidente de los Estados Unidos.

Mientras tanto, Biden está dejando muy atrás al social demócrata, Bernie Sanders, Senador del estado de Vermont. Quien se le veía como el favorito para la nominación, pero por sus posturas socialistas, hizo que asustara tanto a demócratas como republicanos, si el llegara a ser presidente de Estados Unidos.

Biden dijo en el último debate que concordaba con Sanders en principios, pero para implementarlos, tenían diferente visión.

Considero que Biden, es un candidato que forma parte del sistema, del estatus quo de la sociedad estadounidense. Si llegara a ser presidente tendría una política de más de lo mismo, pero con la actitud de seguir o mejorar lo que se logró hacer en la administración de Barack Obama.

Mientras que Sanders, busca una transformación total del establecimiento para que beneficie a la población pobre, de origen étnico y trabajadora.

Crédito de foto ElectionCentral2020

La crisis del coronavirus que se intensifica rápidamente ha obligado a Biden y Sanders a cancelar manifestaciones y otras actividades indefinidamente. Antes del reconocimiento generalizado de la seriedad de la pandemia, varios aliados de Sanders esperaban que considerara retirarse si los resultados de las primarias fueran decepcionantes, pero el panorama actual está cuestionando los cálculos habituales.

Sanders está calculando en quedarse en la contienda, para ver qué sucede. De seguro tendrá conversaciones con sus simpatizantes para evaluar su campaña. Y quizá también está enfocado en la respuesta del gobierno de Trump al brote de coronavirus.

Sanders se encuentra en una posición difícil, por varias razones entre ellas el no querer abandonar la contienda y la crisis de salud pública en todo el país.