David Pérez Anaine – Periodista UMaza

@davidp2190

El gobierno de Mendoza, siguiendo los lineamientos propuestos a nivel nacional, reforzó las medidas de prevención para evitar la circulación de la enfermedad y que la provincia siga sin casos positivos de coronavirus.

En el día de hoy el gobernador Rodolfo Suárez comunicó, a través de sus redes sociales, la presentación del decreto 390 -que entrará en vigencia el día miércoles- mediante el cual se dispone una serie de medidas complementarias que buscan intensificar los controles y evitar el avance del virus en territorio mendocino.

A las medidas ya dadas a conocer el último domingo en conferencia de prensa por el mandatario provincial -donde ya se anunciaba el cierre de casinos, locales de diversión nocturna, boliches, cines, sumado a las fuertes restricciones aplicadas a eventos y fiestas privadas se sumó un decreto que establece “que toda persona que ingrese a Mendoza, sean extranjeros, nacionales argentinos o residentes en la provincia, por cualquier medio de transporte y por cualquier paso limítrofe, tiene la obligación de aislarse durante 14 días”.

Fuente: Cuenta oficial de Twitter de Rodolfo Suárez (@rodysuarez)

Además, Suárez confirmó que “desde este momento rige el cierre absoluto de la frontera con el vecino país de Chile”, medida que afecta a los pasos fronterizos Los Horcones y Pehuenche. También sigue vigente el pedido a las autoridades nacionales para el cierre del Aeropuerto Internacional Francisco Gabrielli y la prohibición de despidos durante el tiempo de aislamiento.

Esto se incorpora a las disposiciones adoptadas a nivel nacional por los distintos ministerios del gobierno del presidente Alberto Fernández y que implican: la suspensión de clases en todos los niveles educativos –de toda Argentina-, la suspensión de todos los eventos deportivos y culturales, la disminución en la frecuencia del transporte público y la prohibición de que los pasajeros viajen parados, la licencia laboral para mayores de 60 años y personas en grupos de riesgo, el cierre de la frontera para no residentes que hayan visitado los países más afectados y la obligatoriedad del asilamiento durante 14 días para aquellas personas que presenten síntomas o que hayan ingresado a la Argentina provenientes de los países afectados por la enfermedad. Los extranjeros que no cumplan con la cuarentena podrán ser expulsados del país; y para los ciudadanos argentinos, el Código Penal prevé una pena de $100.000 (pesos argentinos) y hasta 15 años de prisión por no cumplir con los días de aislamiento. Algunos ministerios fiscales públicos provinciales habilitaron un número telefónico gratuito para denunciar el no cumplimiento de la cuarentena. En la mayoría de las fiscalías, la cantidad de llamados aumenta con el correr de los días.

Mendoza registra 9 casos sospechosos –todos en buen estado de salud- internados en distintos hospitales del territorio y hasta el momento no tiene casos positivos. La situación, sin dudas, es más alentadora que la nacional donde se confirmaron 79 infectados. Las recomendaciones gubernamentales para la ciudadanía en general -además del lavado constante de manos- pasan por instar a que las personas no salgan de sus hogares a menos que sea estrictamente necesario. En caso de presentar síntomas compatibles con la enfermedad, llamar al servicio de salud de su localidad y no automedicarse.