Copa América | Brasil

Hoy a las 15.00 (hora de Brasil) Venezuela y Argentina protagonizarán el segundo choque de los cuartos de final de la Copa América. Justo en el mismo estadio en el que en 1950 Uruguay le arrebató  el primer título mundial a Brasil. ¿Cuáles son los argumentos futbolísticos de la selección de Scaloni para evitar un nuevo “Maracanazo”?
 
“Si me vas a matar, no me des por muerto, hasta que lo hagas de verdad”, canta Adrián Dángelos, el vocalista de Babasónicos, en uno de sus últimos hits. Y esa es la sensación que dejó Argentina luego de su trabajado, pero claro triunfo ante Qatar por dos a cero: Que está vivo.

Está golpeado, herido y con las pulsaciones en baja, pero vivo. Y con ganas de volver a ser el que fue. En esta  instancia de la Copa  no la  va a tener fácil.  Le toca un prolijo y efectivo Venezuela que llega invicto y está  en su mejor momento a nivel selección, gracias a un trabajo a largo plazo que empieza a dar sus frutos.
 
Si sacamos el factor anímico y psicológico en el que una selección (Argentina) tiene todo para perder y la otra (Venezuela) tiene todo para ganar, así como el siempre presente azar, Argentina tiene argumentos futbolísticos para (desde su peor momento) derrotar a la selección “Vinotinto” en su mejor momento.
 

  1.   Para Argentina juega Lionel Andrés Messi. Punto. No hay mejor argumento que pueda dar desde acá que no sea que para la selección nacional juega con la 10 el mejor de todos. Aún sin partidos brillantes, el capitán del Barcelona deja el milagro siempre a un segundo de inspiración de distancia. En una pelota parada, un tiro de media distancia, en una corrida o en una jugada armada, siempre se puede estar cerca del gol y exigir al contrincante una atención total y un desgaste mental en cada minuto del partido.
     
  2.  La columna vertebral del equipo está en franca levantada. Armani viene de atajar un penal, Otamendi se vuelve a encontrar de a poco con su mejor versión, Paredes fue uno de los puntos más altos contra el campeón asiático. Messi es Messi y Agüero volvió al gol. Los jugadores más importantes del equipo de a poco vuelven al nivel que los llevó a destacarse en sus clubes. 
     
  3. El Mejor Agüero aparece siempre acompañado de un nueve como Lautaro Martínez y no solo. El “Kun” explotó en la primera de Independiente junto  a un delantero de área típico como Nicolás Frutos. Su mejor versión en el Atlético Madrid fue con el uruguayo Diego Forlán y le da la primer Premier League  al City con el bosnio Zecko. Junto a esos típicos delanteros de área, que se desgastan con los centrales y poseen una gran altura, Sergio se mueve más cómodo. Busca posición, entrando y saliendo a la  zona de fuego en forma contante. Es tan capaz de buscar el centro como de terminar la jugada con un rebote o una definición propia. Cuando queda como único referente de área se suele perder entre defensores mucho más corpulentos y queda desconexo del resto del equipo.
     
  4.  Argentina perdió hace dos meses con Venezuela y comprobó todo su poderío. El 23 de febrero último, en Madrid el equipo de Rafael Dudamel le hizo tres goles al de Scaloni en el partido preparación para la Copa América. Salómon Rondón con espacios fue infalible para los de Messi y dejó una lección que Argentina debió entender: “Venezuela va por todo”.
     
  5. Después de muchos años Argentina vuelve a tener un medio campo con manejo y media distancia con De Paul-Paredes y Acuña como mediocampistas. Probablemente, se dé un partido en el que el equipo caribeño presentará un cerrojo defensivo difícil de romper donde Messi-Lautaro y Agüero se perderán sin espacios (como viene pasando en casi todos los partidos de la selección),  en ese contexto, los tiros desde afuera del área pueden ser una herramienta más que válida, y Argentina en eso vuelve a tener especialistas después de muchos años. 
     
  6.  La pelota limpia de Paredes. En los últimos años Argentina se repitió en ataques sin ideas contra equipos que se cerraban en dos líneas de 4 o una de 5 y una de 4. Ante la marca de los creadores, la pelota la tenía siempre Mascherano. Un jugador fundamental en la recuperación, pero que la conducción nunca fue su fuerte.  Con el jugador del PSG en esa posición, la pelota suele ser mejor administrada en búsqueda de esos espacios que tanto les cuesta encontrar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here